Saltar al contenido

Mentoplastia.

¿Qué es la mentoplastia?

Se denomina mentoplastia a la operación de cirugía estética y facial que procura al paciente el aumento o reducción del mentón con el fin de obtener una imagen mejorada. También, en ocasiones, de solventar problemas funcionales, por ejemplo, de mordida o salud bucal.

Operación aumento mentón, ¿cómo se hace?

Lo más común suele ser las intervenciones de aumento de mentón en barbillas pequeñas o retraídas (microgenia).

El aumento de la barbilla para adecuarla a los rasgos faciales del paciente puede lograrse de varias formas:

  • Mediante la implantación de una prótesis de mentón.

  • Mediante la infiltración de tejido graso.

  • Si el caso lo requiere, adelantando el hueso de la mandíbula e inmovilizándolo para corregir el defecto.

En el primer caso de mentoplastia, el cirujano facial realiza una incisión, bien dentro de la boca del paciente, bien por debajo del mentón, para introducir el implante.

En los casos de difícil oclusión de los dientes, se aconseja un adelantamiento del arco dental inferior. Esto último precisa de un avance de la mandíbula y posterior tratamiento por parte de un ortodoncista cualificado.

Operación reducción mentón, ¿en qué consiste?

En el caso de la mentoplastia de reducción, es decir, la disminución de un mentón demasiado prominente, es necesario efectuar un lijado o una sección del hueso (osteotomía). Este se lleva a cabo a través de una incisión situada dentro de la boca. Las osteotomías permiten avanzar, acortar y estrechar la mandíbula.

Dichas intervenciones pueden ser realizadas con anestesia general o con anestesia local más sedación.

El tiempo de estancia en el centro sanitario puede ser de solamente unas horas o de un día, dependiendo de la cirugía aplicada. En el caso de intervenciones con secciones del hueso, pueden ser necesarios más días de ingreso.

Mentoplastia, operación de cirugía plástica facial de aumento o reducción del mentón.

Postoperatorio de la mentoplastia

En el caso de cirugía consistente en aumentar el mentón mediante el uso de una prótesis, es muy importante la higiene oral y el cuidado de la alimentación durante el tiempo que se alargue el posoperatorio.

Después de la intervención, podría ser necesario incluso inmovilizar la zona mediante un apósito de esparadrapo que se retira a los pocos días.

Después de una mentoplastia de reducción, el paciente debe guardar reposo y mantener la cabeza elevada. Suelen ser frecuentes la aparición de hematomas y el dolor de cabeza durante la primera semana.

Primera consulta consistente en exploración física, explicación de posibles técnicas. Valoración de uso de diferentes posibilidades. Análisis preoperatorios, valoración por anestesista, consentimiento informado.

Prótesis u osteotomía. Aprox 1 hora. Sedación o Anestesia general, Apósito desde quirófano.

Sala de recuperación 2 horas si sedación ó ingreso 1 noche si anestesia general.

Revisión en consulta a los cuatro días, cura. Revisión 1, 2, 6 meses y anual.

2 semanas. Inflamación va disminuyendo en las primeras semanas.