Saltar al contenido

Las cicatrices y nuestra vida

A veces, en la vida, atravesamos situaciones desagradables. Y algunas dejan cicatrices como la varicela, el acné juvenil, las quemaduras, las heridas, las infecciones, las cesáreas o las propias de cualquier intervención. Esas cicatrices son huellas físicas, y también psicológicas que muchas personas desean eliminar o, al menos, atenuar. Recordatorios desagradables que, afortunadamente, podemos solventar a través de cirugía de cicatrices o mediante técnicas no invasivas de medicina estética.

La lista de causas y tipos de cicatriz es larga, como la vida misma. Y lo cierto es que, a la mayoría de personas, nos gusta tener siempre un aspecto impecable y una piel radiante. Así que, ¿es posible acabar con ellas?

eliminación de cicatrices y marcas de acne

¿Se pueden eliminar las marcas de acné o cicatrices?

Verás, a veces en la consulta nos preguntan si se pueden eliminar las marcas de acné o las cicatrices. Y lo cierto es que no es posible quitarlas del todo, pero sí mejorarlas mucho. En otras palabras, siempre quedarán indicios, pero no una cicatriz como tal.

Para entender esta respuesta, debemos aclarar primero ciertos conceptos: ¿Qué es una cicatriz? Una cicatriz es un tejido fibrosos, duro, áspero, sobre elevado, o no , con aspecto diferente al resto de la piel, incluso de color. Y es que, la cicatriz puede estar más o menos pigmentada o más pigmentada que nuestra piel.  

A veces, las cicatrices que aparecen tras las intervenciones o quemaduras pueden causar molestias. De hecho, al tocarlas, sentimos algo diferente.

Son habituales las búsquedas en internet acerca de cómo eliminar estas marcas y siempre aparecen distintas técnicas, múltiples; pero eso no quiere decir que alguna de ellas sea la panacea.

¿Cómo tratar una cicatriz?

Para el tratamiento de una cicatriz tenemos que valorar la posibilidad de queloide, la antigüedad de la misma, la profundidad, etc. Y una vez realizado dicho análisis, podemos optar por distintas opciones bien quirúrgicas, bien conservadoras e incluso apostar por las dos fórmulas.

Así, podemos tratar la cicatriz con corticoides, que siempre ha sido una terapia de elección. Pero también existen otras respuestas:

  • Láseres ablativos.
  • Láminas de silicona.
  • Enzimas recombinantes.

Esta última opción, el PRP o plasma rico en plaquetas, es una de las más eficaces.  

¿En qué consiste el PRP para el tratamiento de cicatrices?

El PRP o plasma rico en plaquetas es una técnica avanzada en el campo de la medicina regenerativa que aprovecha la capacidad curativa natural del cuerpo. El objetivo: reparar y rejuvenecer tejidos dañados o envejecidos mediante. Se trata de una de las muchas terapias de rejuvenecimiento facial sin cirugía que existen hoy en día.

¿Por qué resulta tan eficaz?

Existe una base científica para explicar por qué la técnica PRP es efectiva. Su principal ventaja consiste en que crea nuevos vasos sanguíneos en el tejido fibroso de la cicatriz. No solo eso, además es fuente de alta concentración de factores de crecimiento y células madre mesenquimales, así como plaquetas y compuestos de proteínas vitaminas, minerales y agua.

Todo esto va a atraer las células madre que existen en nuestro cuerpo, las cuales formarán una matriz que va sustituyendo y disminuyendo la cantidad de tejido fibroso, aminorando de esa manera el tamaño de la cicatriz.

Es como si estuviésemos hablando de una auto reparación del cuerpo. Pero en este caso apoyamos dicho proceso natural desde la consulta, poniendo los factores de crecimiento en el lugar y momento adecuados.

¿En qué consiste  el PRP?

El procedimiento comienza con la extracción de muy poca sangre y continua con el centrifugado de esa sangre en la misma consulta, delante de los ojos del paciente. Posteriormente, se llevan a cabo finas inyecciones en la zona de cicatriz.

Las molestias son muy leves, y si el umbral de dolor es muy bajo, siempre se puede optar por una anestesia, aunque según nuestra experiencia esto suele ser innecesario.

El tratamiento dura pocos minutos y el paciente  no necesita ninguna recuperación especial.

Se recomienda no exponerse al sol durante unos días y evitar el uso de saunas y piscinas para evitar una posible infección. Aunque, en todo caso, sería muy improbable.

Las sesiones necesarias siempre se valoran en la consulta según la evolución de la cicatriz. Por ejemplo, las cicatrices de acné no profundas no necesitan muchas sesiones. Tampoco las cicatrices tras las intervenciones de medicina estética que tienen pocos meses de evolución.

Y es que, debemos saber que nuestro cuerpo tiene un gran potencial curativo y en manos de buenos profesionales aumentan las probabilidades de éxito.

En AB Plástica , contamos con el conocimiento y la experiencia de cirujano plástico Dr. Agustín Ballesteros y con la tecnología más avanzada para realizar todo tipo de tratamientos relacionados con la cirugía plástica estética y reparadora. Estaremos encantados de atender vuestras dudas y consultas.

Dr. Agustín Ballesteros. Cirujano estético y cirujano reconstructivo

Autor: Dr. Agustín Ballesteros

Cirujano plástico, especializado en cirugía estética y reparadora, Dr. Ballesteros contribución a la salud integral.
Con más de 30 años de experiencia profesional en Vitoria-Gasteiz, también ha trabajado en importantes instituciones nacionales e internacionales.
Miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética y Federación Ibero Latinoamericana de Cirugía Plástica, su prioridad es la satisfacción de los pacientes y la seguridad en todos los tratamientos.

La información ofrecida en el Blog de ab-plastica.com no puede sustituir una consulta médica ni un diagnóstico profesional. Los artículos publicados no están destinados a promocionar ningún producto comercial. Para conocer las opciones de tratamientos en cada caso particular, es imprescindible acudir a la consulta del Cirujano Plástico.

Reserva tu cita en AB Plástica

Te puede interesar:

¿Cómo saber si tengo ginecomastia?

ginecomastia hombres

Se trata de una pregunta frecuente: ¿cómo saber si tengo ginecomastia? Porque los pacientes no conocen la respuesta por sí solos. Al menos no desde un criterio profesional, más allá…

Comparte este contenido: