Saltar al contenido
Inicio » Cicatrices de abdominoplastia

Cicatrices de abdominoplastia

Cicatrices después de la abdominoplastia: cómo son y cómo evolucionan

Abdominoplastia cicatriz, una búsqueda recurrente en Google entre quienes van a someterse a dicha cirugía corporal. Y es que, una de las mayores preocupaciones de aquellos y aquellas pacientes que se enfrentan a una abdominoplastia tiene que ver con las cicatrices.

Abdominoplastia mujeres

La abdominoplastia consiste en actuar sobre los tejidos de la región abdominal para conferir a la zona un aspecto plano, de mayor firmeza, al eliminar el exceso de grasa y piel. También se consigue reforzar la musculatura de la pared abdominal ,que puede estar laxa por embarazos, el paso del tiempo, etc.

Como tal, responde a un tipo de tratamiento invasivo que precisa de la intervención de un equipo médico especializado en cirugía plástica, estética y reparadora. Y no solo por las condiciones de seguridad o por la pericia que requiere una abdominoplastia para lograr el efecto deseado, sino porque la cicatrización de la abdominoplastia dependerá, en gran parte, de seguir las indicaciones y el asesoramiento recibido.

¿Qué queremos decir con esto? Que la abdominoplastia puede acometerse desde distintas soluciones. El optar entre una u otra dependerá del criterio del equipo quirúrgico, como también el éxito de la operación a nivel estético o la evolución de la cicatriz tras la abdominoplastia.

Características de las cicatrices de abdominoplastia

Como decimos, las cicatrices de abdominoplastia dependen del tipo de cirugía que se adopte. Y esta varia, a su vez, de la anatomía del paciente. Por ejemplo, normalmente se realiza una incisión justo debajo de la zona púbica. Esta es horizontal y se extiende hacia las caderas. Su longitud dependerá del calado de la intervención y de si la piel es más o menos tersa.

Sin embargo, puede ser necesario complementarla con una incisión alrededor del ombligo, si existe mucha cantidad de piel a extirpar y esta es muy flácida, además, en la zona superior al ombligo.

Sea cual sea el procedimiento, la mejora de la apariencia del área abdominal es muy notable así como la tensión y resistencia de la pared abdominal. Por otra parte, resulta especialmente exitosa si la técnica quirúrgica empleada requiere de una pequeña incisión y esta se realiza con destreza, además de si la forma de cicatrizar del paciente es adecuada, de tal forma que las cicatrices de abdominoplastia sean poco perceptibles.

Resumiendo, cuando hablamos de abdominoplastia nos referimos a distintos tipos de cicatrices, a saber:

  • Abdominoplastia cicatriz cesárea (miniabdominoplastia): cuando es horizontal, de lado a lado de las caderas y en la zona baja del abdomen.
  • Abdominoplastia con cicatriz ombligo adicional: cuando existe mucho tejido a extirpar y debe llevarse a cabo la transposición del ombligo.
  • Abdominoplastia cicatriz vertical: cicatriz transversal larga para una abdominoplastia completa que puede ir desde la zona del pubis al ombligo. Esta se realiza cuando hay tejido laxo por debajo del ombligo y no es posible extirpar toda la piel bajo el mismo.

Durezas después de una abdominoplastia

Las durezas después de una abdominopastia puede surgir, al igual que los abultamientos, y es uno de los riesgos que debe considerar el o la paciente.

Estas pueden surgir la tensión de la piel y de los músculos abdominales, y pueden resultar incomodas. De hecho, una correcta cicatriz después de la abdominoplastia debería dar como resultado cicatrices finas, planas y un tanto más claras que el resto de piel circundante. Aunque a veces, como hemos dicho, pueden aparecer durezas después de la abdominoplastia o lo que se conoce como cicatrices queloides o hipertróficas.

Abdominoplastia cicatriz queloide

La cicatriz queloide es de forma irregular y poco estética alrededor de la incisión. Suele ser abultada y de color rojo o más oscura que el resto de la piel, de tal forma que presenta un aspecto muy poco estético.

La buena noticia es que este tipo de cicatrices pueden prevenirse e incluso tratarse. Para ello, es necesario atender a los cuidados especificados por el equipo medico durante el pre y post operatorio. Por ejemplo: mantener una adecuada higiene en el lugar de la cicatriz, no hacer ejercicio físico hasta la fecha indicada por el cirujano, hidratar la piel convenientemente o evitar la exposición de las cicatrices al sol.

Para eliminar una cicatriz queloide puede recurrirse a varios tipos de soluciones, que dependerán del nivel de afección y tipo de piel. Estas intervenciones pueden desde reducir su tamaño aplanándola a modificar el tono de la piel. Algunos tratamientos empleados son el láser, la infiltración de corticoides, la presoterapia con parches de silicona o la resección y resutura quirúrgica.

En AB Plástica , contamos con el conocimiento y la experiencia de cirujano plástico Dr. Agustín Ballesteros y con la tecnología más avanzada para realizar todo tipo de tratamientos relacionados con la cirugía plástica estética y reparadora. Estaremos encantados de atender vuestras dudas y consultas.

Autor: Dr. Agustín Ballesteros

Médico especialista en cirugía plástica, estética y reparadora en Vitoria.
El doctor Ballesteros es experto en Cirugía Plástica, tanto Cirugía Estética como Cirugía Reparadora, con más de 25 años de experiencia. Después de licenciarse en Medicina por la Universidad de Navarra en 1985 y obtener el Grado de Doctor en Medicina “Cum laude” en 1988, se formó en centros médicos… Leer más

Nº de colegiado: 010102915

La información ofrecida en el Blog de ab-plastica.com no puede sustituir una consulta médica ni un diagnóstico profesional. Los artículos publicados no están destinados a promocionar ningún producto comercial. Para conocer las opciones de tratamientos en cada caso particular, es imprescindible acudir a la consulta del Cirujano Plástico.

Reserva tu cita en AB Plástica

Te puede interesar:

¿Cómo saber si tengo ginecomastia?

ginecomastia hombres

Se trata de una pregunta frecuente: ¿cómo saber si tengo ginecomastia? Porque los pacientes no conocen la respuesta por sí solos. Al menos no desde un criterio profesional, más allá…

Comparte este contenido: